91-15 Corona Avenue Elmhurst N.Y. 11373

Biografía

 

El hermano Henry Andrade conoció al Señor Jesús en el año 1986 bajo el pastorada del hermano Manuel Alicea. En el año 1991 recibió su licencia local de la Iglesia Pentecostal Unidad Internacional y trabajo como Co-Pastor del hermano Alicea en el Tabernáculo de Jesucristo por 12 años.

 

En el año 2000 el hermano Andrade y su familia comenzaron una obra hija en Jamaica, Queens, NY, donde pastorearon hasta el año 2005. En este mismo año el hermano Manuel Alicea partió a estar con el Señor y la iglesia del Tabernáculo De Jesucristo escogió al hermano Andrade y a su familia que fueran sus pastores.

 

El hermano Andrade vino a ser pastor de la iglesia donde él se había convertido veinte años atrás.

 

En el año 2006 el Pastor Andrade y su esposa fueron ordenados al ministerio con la Iglesia Pentecostal Unida Internacional. El hermano Andrade ha trabajado como Director Distrital de la Escuela Dominical en New York.

 

Actualmente es Coordinador Nacional de la escuela Dominical del Ministerio Hispano en los Estados Unidos y Coordinador Distrital Hispano del área Metro de New York.

 

El hermano Andrade ha estado felizmente casado con su esposa Myriam por 21 años y tienen dos preciosos milagros de Dios después de esperar más de trece años.

Reseña histórica del Tabernáculo de Jesucristo

El hermano John Hopkins salió como misionero para el país de Panamá, dejando como Pastor al hermano Domingo Martínez. El hermano Martínez pastoreo por algunos años, debido a un accidente el hermano Domingo Martínez falleció y en su lugar quedo el hermano Manuel Alicea quien era pastor de la iglesia del Bronx en ese entonces.

 

Bajo el ungido ministerio del hermano Manuel Alicea la obra creció y se compró una sinagoga en la Avenida Corona donde actualmente está situada la iglesia.

 

A fines del el año 2005 y después de más de veinte años de tremendo ministerio el Señor llama al hermano Alicea a estar en su presencia.

 

En enero del año 2006 el hermano Henry Andrade asume el pastoreado de el Tabernáculo de Jesucristo y para la gloria de Dios la obra sigue adelante en medio de un poderoso avivamiento.